Blog

17 noviembre, 2017

La Gestión de Desempeño en las PYMES

La evaluación del desempeño es una de las funciones claves que tiene que realizar el responsable de recursos humanos en una PYME. Es necesario saber el nivel de desempeño de las tareas por parte de cada uno de los miembros de la empresa, ya que de ahí podremos extraer conclusiones sobre la buena marcha en materia de gestión del talento y de la productividad.

Una adecuada gestión del Capital Humano es central para el crecimiento y consolidación de una pequeña o mediana empresa (PYME), cualquiera sea su actividad central como productora de bienes o de servicios. Su verdadera ventaja radica en el rendimiento de todo su personal y de cómo estos se desempeñan en sus actividades.

Muchas PYMES, al no disponer de un departamento de RRHH formalizado, consideran que la Gestión de Desempeño (SGD) solo es aplicable en las grandes empresas y minimizan la utilización de metodologías que les resultarían exitosas para potenciar a su personal. Se interpreta a la SGD como una carga adicional sin efectos positivos y no se comprende la relación directa que tiene en alcanzar el éxito, tanto como a nivel corporativo sino también en la satisfacción de las personas que la integran.

También es una oportunidad para mantener a los empleados comprometidos con el negocio, lo que facilitará que sean más productivos, más innovadores y más orientados al cliente, también tenderá a ser más proclives a tener una relación a largo plazo con la empresa.

Evaluando el desempeño de cada uno de los trabajadores, podremos detectar las debilidades/fortalezas o deficiencias/bondades que hay en nuestro sistema de trabajo para obtener mayores rendimientos. Podremos subsanar los errores e ineficiencias.

La Gestión de Desempeño debe ir acompañada de una propuesta de Formación y Autodesarrollo que permitan al personal, una vez visualizados sus carencias, encontrar las soluciones para mejorar y superarse. Muchas de alternativas pueden implementarse en formato de e-learning utilizando un Campus Virtual para llevarlas acabo.

En la misma línea, es interesante complementar el proceso con la Gestión por Competencias, pero este punto lo ampliaremos más adelante.
Algunas claves de la Gestión de Desempeño.

Las evaluaciones de desempeño no tiene que ser un monólogo por parte de los jefes, gerentes o superiores.

+ Es una momento de alta privacidad, descontracturado, donde practicar la escucha activa hacia el empleado. Se debe estar abierto a entender su punto de vista sobre su propio rendimiento.

+ Es importante aprovechar el feedback, contextualizarlo y darle carácter relevante a cada una de las entradas que se aportan.

+ Evitar los temas vinculados al salario. Si bien se puede usar el proceso para obtener información para fijar pautas de remuneración o premios, no es momento para conversar sobre estos puntos.

+ El objetivo final es lograr la eficiencia y desarrollo personal incentivándolo a alcanzar las metas globales alineadas con el resto del equipo.


Conclusión
No importa el tamaño de las organizaciones, su personal es su activo más estratégico, y la gestión del Talento Humano debe ser una prioridad irrenunciable en toda gestión de RRHH.


Educativa esta alineada con este tipo de soluciones brindando una solución efectiva y accesible a través de su plataforma Ejecutiva

Ing. Horacio Massacesi
www.educativa.com
Comentarios
Sé el primero en comentar este artículo...
Comentar
Copyright educativa 2017 | términos legales