Blog

27 noviembre, 2013

Contemos una historia

Consejos para el desarrollo de contenidos multimedia, generando un hilo conductor a través de los distintos temas.

Hagamos recuento. Tenemos el contenido, las actividades, evaluaciones, recursos, todo organizado en unidades, temas y bloques, pero… ¿Qué nos falta?

Por norma general, la mayoría de los cursos que nos encontramos se enmarcan en una estructura lógica y secuencial, en donde se presentan los distintos temas de un curso. Pero, por norma general, no van más allá de presentar la información organizada.

Vemos como día a día el mercado de la formación se satura con cursos de todo tipo, de todas las temáticas, formas y colores, pero a la hora de elegir pocas son las diferencias que hagan inclinarse por un curso u otro.

Uno de los formatos de cursos poco explotados son aquellos que cuentan una historia, sumergiendo al alumno más que en un curso, en una experiencia educativa. Hoy queremos proponer una forma diferente y divertida de plantear un curso.

El primer paso, por supuesto, es tener los temas del contenido teórico-práctico, pero ahora toca pensar ¿Cómo hilvanamos cada uno de los módulos? Esta es la parte más complicada, ya que es una tarea que implica mucha creatividad e imaginación.

Todo dependerá de la temática del curso, pero te damos los primeros pasos y algunas ideas:

  1. Estudia los módulos.
  2. Imagina en qué situaciones podrías aplicar esos conocimientos que el alumno debe adquirir.
  3. Plantea varias situaciones, por lo menos una por cada módulo. No te quedes corto, es hora de tirar ideas de todo tipo, qué personajes intervienen, cómo son los escenarios, con quién interactúan, qué sucede, etc.
  4. Ahora… mira estas escenas ¿tienen alguna relación? ¿pueden acomodarse para conformar una historia?
  5. Marca un objetivo ¿Hacia dónde debe dirigirse la historia? ¿Cómo debería acabar? Si incluyes un elemento final lógico, una meta que se consigue con la realización de las actividades o ejercicios, permitirás al alumno aprender una lección.

Te damos algunas ideas:

  • Cursos médicos y salud: un paciente que entra a la consulta del médico y le cuenta sus dolencias, el médico debe analizarlas, detectar una patología y recetar una medicación.
  • Cursos de PRL: plantear escenas que puedan darse en el puesto de trabajo, y que el alumno decida cómo prevenirlas según lo aprendido en el curso trabajando en distintos escenarios.
  • Cursos de marketing, ventas o empresariales: llevar al alumno desde que le contratan para un proyecto, pasando por todas las fases de desarrollo, hasta que se lanza el producto, se realiza el control, etc.
  • Para cursos difíciles de engranar:
    • Una idea comodín es inventar un mapa por donde el alumno vaya viajando por él. Cada ciudad es una unidad que debe recorrer para conocerla, se pueden plantear diferentes retos para ganar un nuevo sello en su “pasaporte virtual”.
    • Otra idea comodín es crear un canal de televisión con diferentes programas, reportajes, juegos, series. Es crear una trama mucho más compleja, pero es sumamente entretenido.

Ahora que tienes la idea es hora del desarrollo. Aquí puedes valerte de expertos que diseñen y programen tu historia para que se adapte al formato e-learning. ¡Cuéntanos tu historia!

Comentarios
Sé el primero en comentar este artículo...
Comentar
Copyright educativa 2018 | términos legales